jueves, 15 de enero de 2009

Continúa la búsqueda de trabajo, y María Cristina me quiere gobernar


El capitalismo nos obliga a trabajar. Es una realidad, te gustará más o menos tu trabajo pero, si lo haces, es porque el sistema económico-social en el que vives te obliga a ello. Y no estoy defendiendo, dejadme aclararlo, el comunismo. Ni mucho menos. Al fin y al cabo fue precisamente Marx el que dijo eso de que "el trabajo dignifica al hombre", o que "lo tonifica", "le realza los ojos" o que "hace que le luzca el pelo mejor"...

No me quejo, seguramente es tarde (o pronto) para eso, sólo lo constato. Lo constato porque no entiendo una cosa: Si es el mismo sistema el que nos obliga a ello ¿por qué diablos es tan difícil encontrar trabajo? ¿No dice la Constitución que todos tenemos derecho a un trabajo digno y bla bla bla...? Pues yo, lo siento, pero no soy capaz de encontrar un trabajo digno.

Tampoco es que haya empezado a probar con los indignos, ojo, tal vez esta crisis nuestra (tan familiar a estas alturas que quizá deberíamos pensar en ponerle un nombre) no haya afectado al sector de los asesinos profesionales, los carteristas autónomos o los sicarios de la mafia con contrato temporal. ¿Creéis que habría futuro para mí en el gremio de terroristas suicidas? No lo creo. Sí, el sueldo parece bueno, pero se lo debe de quedar todo la ETT...

Trato de encontrar trabajo de periodista (en principio dentro de lo digno, si no, quién sabe...) y leo en los mismos periódicos en los que querría trabajar que cierta cadena de televisión local, en la que tal vez pudiera haber encontrado un puesto, ha cerrado, dejando en la calle a cerca de trescientosmil trabajadores. Leo también que hay una manifestación convocada contra alguno de esos periódicos, al tiempo que leo las cartas de "lo sentimos, pero no contratamos a nadie. La crisis y eso..."

La crisis, sempiterna compañera. En serio, creo que necesita un nombre. ¿Podemos llamarla Cristina? O, mejor, María Cristina. María Cristina, pues, me quiere gobernar, como reza la canción. Y yo le sigo, le sigo la corriente, porque no hay más huevos, y porque no quiero que diga la gente que María Cristina me quiere gobernar...

Supongo que estoy siendo egoísta. Es la frustración de que María Cristina me gobierne, mientras sigo anclado en casa de mis padres, que cada vez van metiendo más cosas en la maleta con mi nombre que hace tiempo que pusieron en la puerta, y mientras mi novia, aunque intente disimularlo, se va cansando de esperar. Y, mientras tanto, ahí sigue María Cristina, que me quiere gobernar y que parece que lo consigue.

Soy egoísta, digo, porque María cristina no sólo me gobierna a mí, sino que nos gobierna a muchos. María Cristina gobierna a esos trescientosmil de la televisión local que se han quedado en la calle, y gobierna a aquellos otros tantos que se manifiestan contra los periódicos en los que unos y otros querríamos trabajar, y que no pueden contratarnos porque María Cristina los gobierna cada vez más. María Cristina gobierna el país.

María Cristina gobierna el gobierno (permitidme la paradoja) del PSOE, y gobierna también a aquellos infelices que dicen (y hasta se creen) que "esto no hubiera pasado con el PP". Que María Cristina no gobernaría a Rajoy e incluso haría trecitas con su barba, si se le antojara.

La Crisis, María Cristina, para sus vasayos, que somos todos, gobierna con mano de hierro a los que buscamos trabajo, al igual que a los que ya lo tienen y lo ven peligrar. Gobierna a los que dirigen las grandes empresas y ven bajar esos exagerados índices de beneficios que tan felices los han hecho siempre. Gobierna a los dueños de las tiendas de mi barrio, adornadas casi todas con carteles de "liquidación" y "Se traspasa".

Se traspasa porque María Cristina nos quiere gobernar.

Y nos gobierna.

9 comentarios:

CAT dijo...

Yo he estado pensando seriamente en la de amante de Político. Por acá han implementado ya hasta seguro de desempleo y otras medidas placebo como programas para que usted ponga su "Changarrito" cito a don chente fox, jeje. Y como pienzan en todo ya hasta algunas lineas del metro en la ciudad de méxico son como chorizos, así los vendedores ambulantes no tienen que bajarse para cambiar de vagón y ahorran tiempo, no si a eso se llama cumplir promesas de campaña. (tendrias que verlo para darte una idea de como funciona) ¬¬

Lo que si es que no se cuanto tiempo podré seguir regalando las horas nalga (no es queja), algún día tendré que empezar a cobrar por mi trabajo el problema es que nadie te enseña a hacer eso tampoco :S

Juan José López JARILLO dijo...

Efectivamente,nos quiere gobernar,Maria Cristina -(Cristi para los amigos...).
Buen blog.

Me pasare por aqui de vez en cuando (con tu permiso)

Marta dijo...

Por si te consuela (aunque lo dudo porque mi caso no hace más que corroborar la omnipresencia de Maria Cristina), yo también estoy en tu misma situación profesional. Buscando algun sitio en el que me paguen por hacer lo que me gusta: escribir.

Por suerte, ya lo he experimentdo y sé que no quiero hacer otra cosa. Así que seguire(mos) luchando, ¿no? Maria Cristina no podrá con todos.

Lycankali dijo...

si,yo también estoy en la misma situación, solo que yo vivo en mi casa, que como esto siga así dejará de ser mi casa xD
pero la gran pregunta que me hago es:
crisis, cristina para los desconocidos (eso de maría es muy católico y no me gusta)gobierna españa,pero si te das una vuelta por tu barrio... ...los bares estan igual de llenos a la hora de comer!!!
si te paseas por alguna zona de fiesta en tu ciudad.. ...también!!
y me pregunto lo siguiente:
estamos viviendo unos felices "años 20" otra vez?

saludos xicot y mucha mierda para encontrar el "curreski" que tanto deseas!!

Hooked On dijo...

Yo voto por organizarnos en pequeños grupos y cada mini sociedad abastecerse por sí sola, con sus propios recursos, sin tener que buscar las primeras necesidades fuera, sin tener que salir a comprar comida (cultivarla nosotros mismos) y sin tener que comprar ropa tampoco (la fabricas tú). Así no hay que trabajar para nadie, sino para ti y los tuyos. Así el capitalismo no te afecta y "Maria Cristina no te puede governar".
A los pobres, el capitalismo nos roba felicidad.

David A.M. dijo...

Me resulta divertida la idea de darle un nombre a la crisis. Ya que empieza a formar parte de nuestras familias, que se ha instalado en casa y desde la televisión y el periódico, también desde la nómina en el peor de los casos, nos invade , nos echa a patadas del sofá y nos sobetea y asquea tanto como la tía abuela más plasta, bautizarla estaría bien.

Por cierto, eres la primera persona a parte de mí que le veo usar el adjetivo sempiterno. Voy a darle la url de tu blog a mi compañero del programa de radio para que deje de mirarme con cara de "deja de hablar castellano del Siglo de Oro" cuando uso alguna por estilo.

Un abrazo.

P.D. - Si las malas compañías a veces son las mejores, igual los trabajos indignos no están tan mal...

David A.M. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gerard P.Cortés dijo...

Gracias a todos por los comentarios. No es difícil suponer que hay muchísima gente en mi misma situación (o mucho peor), pero que te lo digan ayuda...

Supongo que María Cristina cesará en su cargo tarde o temprano, y que estos "felices veinte" posmodernos a los que bien apunta Lycankali, darán paso a tiempos mejores. Pero hasta entonces, estas muestras de apoyo son precisamente lo que necesitamos unos y otros....

maicher dijo...

dolce bag
dolce gabbana handbags
dolce gabbana bag
dolce gabbana handbag
balenciaga bag