miércoles, 18 de febrero de 2009

Lo peor de todo son esos horribles crucifijos hechos con pinzas

Alfaguara reedita la primera novela de Ray Loriga, mitad retrato de una generación y mitad puñalada en esa parte del corazón en que reside la melancolía.

Lo peor de todo, comienza Loriga su novela, no son las horas perdidas, ni el tiempo por detrás y por delante, lo peor son esos espantosos crucifijos hechos con pinzas para la ropa, y uno no puede evitar empezar a ponerse melancólico, porque así es la prosa del madrileño: un gusto para el alma y los sentidos pero también una bocanada persistente de tristeza que, línea a línea, va apelando al nihilista que todos tenemos en nuestro interior.

Ray Loriga irrumpió en el panorama literario nacional durante el olímpico año de 1992 con Lo peor de todo, aunque pronto comenzó a oírse su nombre por toda Europa, no sólo por el instantáneo éxito de su primera novela, sino también como ejemplo de la llamada Generación X, tan de moda en aquellos tiempos.

El nombre del protagonista es Elder Bastidas, aunque reconoce que no es el suyo, sino que lo robó de la placa de un miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y apenas consigue enmascarar a un Loriga casi autobiográfico en algunas partes, y autobiográfico del todo en otras.

Lo peor de todo habla principalmente de la infancia. No de una infancia feliz, aunque tampoco de una infancia especialmente desgraciada. Habla de una infancia sin rumbo que sólo puede desembocar en una juventud con menos rumbo todavía, ocupada por un trabajo sin sentido ni interés tras otro, y por los recuerdos de T, esa chica para la que el quererla con locura al final no fue suficiente. Habla mucho del colegio. De los partidos de futbol y de las peleas en el recreo, de los elefantes de escayola y los crucifijos de madera que se hacían en clase de manualidades. De un hermano mayor que entraba y salía de los manicomios, de la guerra de Vietnam y de los tebeos de Shang-Chi, el maestro del Kung-fu.

Habla de muchas cosas, pero sobre todo habla de nosotros, de la tristeza inherente a una generación sin rumbo que pasa por la vida sin esperar hacer grandes cosas. Sin poder, querer o intentar cambiar un mundo que no nos gusta mucho pero que tampoco está tan mal.

La historia de Elder/Ray es también la nuestra, por lo menos en parte, y por eso es mucho más que recomendable hacerse con esta novela, descatalogada e inencontrable hasta ahora.

Ray Loriga (Madrid, 1967)

Novelista, guionista y director de cine, es autor de las novelas Lo peor de todo,Héroes, Caídos del cielo, Tokio ya no nos quiere, Trífero, El hombre que inventó Manhatan y Ya sólo habla de amor (su última novela, publicada por Alfaguara a finales del año pasado), y de los libros de relatos Días extraños y Días aún más extraños. Su obra literaria, traducida a catorce idiomas, es una de las mejor valoradas por la crítica nacional e internacional. Como guionista de cine ha colaborado, entre otros, con Pedro Almodóvar (Carne trémula) y Carlos Saura (El séptimo día). También ha dirigido La pistola de mi hermano (adaptación libre de su novela Caídos del cielo) y Teresa, el cuerpo de Cristo.


Publicado originalmente por un servidor en OcioZero.com

6 comentarios:

Marta dijo...

Adoro la manera de escribir de Loriga. Y precisamente este domingo sentí un gran placer al leer su último artículo publicado en el País Semanal. Quiero compartir el primer párrafo:

"De las razones de los demás lo ignoramos todo, pero existen. En el bosque, durante la noche suceden cosas que no vemos, se mueven animales sin sueño. Nuestras pesadillas están pobladas de nuestros días, nada en el dolor nos resulta completamente extraño. Cada razón tiene dos manos distintas. Por eso se juntan las palmas a rezar, para que algo que no se puede alcanzar se imagine posible".

Delicioso.

Gerard P.Cortés dijo...

Descubrí a Loriga durante mi adolescencia, gracias a un amigo que me prestó, precisamente, Lo peor de todo. Desde entonces es uno de mis autores favoritos, si no mi favorito. Su prosa es, decididamente, una delicia para el alma.

Gracias por ese fragmento, Marta, me ha encantado.

David A.M. dijo...

Ray Loriga es uno de esos autores que tengo pendientes. La verdad es que odio tener tan poco tiempo para leer...

El caso es que una vez regalé a un compañero de facultad unos cuentos suyos sobre Manhattan sólo porque me sonaba cosmopolita y lo relacioné estéticamente con el personaje en cuestión. Cosas del "amigo invisible".

Sir Asf dijo...

Es lo primero que leí de Loriga, y sin duda me maravilló.
Eso sí, la adaptación de La pistola de mi hermano al cine es bastante mala.

Un saludo, caballero.

Gerard P.Cortés dijo...

Tampoco me pareció muy mala la adaptación, eso sí, poco o nada que ver con el libro...

Un placer leerte por aquí, Sir Asf, y a ti, David. te recomiendo que te hagas con algo de Loriga ya (Lo peor de todo o Tokio ya no nos quieren serían mis recomendaciones)...

A ver si actualizo un día de estos, que ya tocaría....

bascoy7 dijo...

sin duda CAIDOS DEL CIELO es el mejor libro de Ray Loriga.
Si tenemos en cuenta que se trata de una road movie en toda regla, estamos ante una pequeña joya, inédita en el panorama literario español (podéis limpiaros el culo con ésto último, qunque mi mierda prefiero que me la limpie la crítica)

Ni la peli que hicieron despues ni la portada con la que lo ha reeditado rba recientemente; hacen justicia a esta puta obra maestra.

Del Loriga personaje; que decir, me lo habré cruzado en un par de fiestas y pasa como con Bunbury, que nunca acabas de saber si es de verdad o tan sólo es una pose.En cualquier caso puede morir tranquilo tras haber escrito ésto.
Dios, hubiese dado mi mano derecha por escribir alguno de los párrafos de esa novela.

Pichu Ortega.